¿Alguna vez te has preguntado por qué abrazar tu almohada te hace sentir mejor?

Sharing is caring!

Cuando dormimos, nosotros nos sentimos sumamente relajados y nos desconectamos de todas las preocupaciones y problemas que tenemos o que tuvimos a lo largo de nuestro día, es el momento de obtener un descanso en especial cuando abrazamos nuestra almohada.

Muchas personas saben que descansar es importante pero hay otras que cuando intentan hacerlo no pueden sino hasta que abrazan su almohada y es que sí, sentimos una tranquilidad y serenidad que nos hace sentir muy bien.

Es probable que tu duermas con muchas almohadas y te digan que esto no es bueno para tu salud pero ¿quién sabe mejor que tú lo que te hace o no sentir bien? Una almohada por más que no tenga sentimientos puede ser nuestra mejor aliada.

Hoy nosotros te hablaremos acerca de los beneficios que puede darnos el abrazar una simple almohada cuando nos sentimos mal, así que sigue leyendo este post que hoy nosotros hemos preparado para ti.

Lo que te ayuda una almohada

almohada

Las almohadas por lo general nos dan confort en nuestra cabeza y cuello cuando dormimos pero muchas personas suelen abrazarlas por las noches ya que esto les brinda total tranquilidad y les mejora la calidad del sueño.

Esto es algo muy común en las personas y la razón por la que lo hacemos es porque los abrazos son la muestra de apoyo y cariño que otra persona o nosotros recibimos y es justo por eso que nos gusta abrazar.

No todo el tiempo tenemos a ese ser especial que podemos abrazar cada vez que queremos y es justo por eso que nuestra mejor compañía es la almohada, es la que sin hablarnos nos reconforta y nos hace sentir tan bien y además reconfortados.

La ciencia dice que necesitamos al menos 4 abrazos al día para poder sobrevivir, al menos unos ocho para mantenernos y 12 para poder crecer, y aunque no se ha comprobado a ciencia cierta cuantos abrazos necesitamos estos son vitales, como el agua y el aire.

Una investigación, para comprobar la importancia de los abrazos, tomó a 400 personas y las expuso a un virus estacional de laboratorio y estas debían llevar una cantidad de abrazos al día y así se comprobaría la evolución de la enfermedad.

Como resultado, se obtuvo que los que más cariños tenían, tenían menos síntomas de este virus y eran más resistentes a la depresión y a la ansiedad, además de ello su autoestima incrementó, así como mejoró el estado de ánimo, la confianza y la seguridad en estos; los abrazos son raramente positivos.

Aprovecha las oportunidades de abrazar que tengas y aprovecha sus beneficios.

Gracias por leernos.

Add Comment