Piensa positivo: 5 consejos para tener más optimismo

Sharing is caring!

Muchas personas caen en una falacia: piensan que si solo tuvieran éxito y tuvieran todo lo que desean tener, entonces serían felices. De hecho, es al revés. Las investigaciones pueden probar que aproximadamente el 50 por ciento de nuestra felicidad es genética, solo el 10 por ciento depende de circunstancias externas y el 40 por ciento de nuestra actitud.

 

La historia ha demostrado que aquellos con una visión optimista sobre la vida generalmente son los que encuentran el éxito.

Para mí, cambiar mi actitud mental de una negativa a una positiva resultó en un estilo de vida completamente distinto, tanto personal como profesionalmente. Cuando cambié mi mentalidad e incrementé mi positivismo, pasé de tener múltiples de startups fallidas y un estado de depresión a iniciar un exitoso negocio de aplicaciones.

Aquí comparto cinco tips que me ayudaron a liberarme de la mentalidad negativa y a ser más positivo:

 

Trucos para pensar positivo y ser más optimista

El pensamiento positivo ya no se trata de bienestar o esoterismo, se trata más de una forma de atención plena y de actitud hacia la vida. Muchas veces se llega a una situación muy estresante, que no hace querer tener una mentalidad más positiva, porque la negatividad constante es una gran consumidora de energía.

El pensamiento positivo no tiene éxito con sólo pulsar un botón. Pero hay algunos trucos psicológicos para reforzar patrones de pensamiento más optimistas:

1. Descubre lo que te pesa

Todo esta mal. Las generalizaciones de este tipo están generalizadas y se convierten rápidamente en una creencia. Si las cosas no van bien en el trabajo en este momento, toda la situación de la vida se convierte en una situación de crisis en poco tiempo, nada te agrada o sigue siendo divertido. De hecho, solo un evento singular (y a menudo sin sentido) lo opaca todo.

Para pensar más positivamente, debes preguntarte cuál es exactamente la razón detrás de esos malos pensamientos, sin agrupar todo y evaluar negativamente la situación general. Cuando identificas la causa, puedes trabajar en ella específicamente. Además, verás más positivo en general, ya que la situación es más realista y menos impulsiva.

2. Toma conciencia de tus pensamientos

La mayoría de los malos pensamientos se extienden inconscientemente, pero no causan menos daño por esta razón. Por lo tanto, trata de comprender conscientemente todos los pensamientos con los que estás lidiando permanentemente. Así tendrás la oportunidad de influir en ellos.

Pero eso suena más fácil de lo que es: muchas personas han internalizado tanto el pensamiento negativo que les resulta difícil salir de estos patrones de pensamiento. Inténtalo de todos modos, deliberadamente. Cuanto más cuestionas tu propia negatividad, más positivo se vuelve tu pensamiento.

3. Reemplaza los pensamientos negativos

Toma las observaciones y los pensamientos pesimistas, gíralos deliberadamente y reemplaza estas suposiciones con una visión positiva.

Hace una gran diferencia mirar el mundo y nuestro futuro con una visión más positiva. No es poco frecuente que se convierta en una profecía autocumplida , sea buena o mala.

4. Haz conexiones

Para pensar de manera más positiva a largo plazo, debes intentar establecer conexiones entre las emociones negativas y las situaciones específicas. En otras palabras, ¿te preguntas exactamente cuándo ocurren los malos pensamientos? ¿Cuáles son los desencadenantes? A menudo puedes identificar ciertos patrones, como las situaciones recurrentes o incluso el contacto con personas tóxicas, lo que lleva al hecho de que te enfoques más negativamente.

Una vez identificadas, el siguiente paso es reducir esas fuentes negativas. Por ejemplo, evita exponerte a personas que te influyen negativamente y, en su lugar, puedes intentar conocer otras personas que te hagan sentir bien, pensar más positivo.

5. Refuta tus pensamientos negativos

Uno de los pensamientos negativos más comunes está relacionado con la apreciación que realizamos de nuestra realidad inmediata y el pronóstico negativo que realizamos de nuestro futuro, por ejemplo: el trabajo no da frutos, y sabemos que cada vez irá peor, nuestra relación de pareja va muy mal, el final está muy cerca, etc.

Los patrones de pensamiento positivo pueden establecerse desafiando y refutando estas predicciones negativas. Espera, ¿qué pasa? En la mayoría de los casos, el pesimismo es infundado. Si te das cuenta de que todo no siempre sale mal, puedes pensar más positivamente desde el principio, y evitar el círculo vicioso del pensamiento negativo.

Add Comment